lunes, 18 de octubre de 2010

"A nadie le importas una mierda...

...cuando te abandona la suerte.
Nadie te entiende
cuando te abandona la suerte.
La Señorita Oportunidad, no bailará
cuando te abandona la suerte.
Nadie se rompe por tí
cuando te abandona la suerte.
Todo el mundo se aprovecha
cuando te abandona la suerte
No puedes cometer ni un error
cuando te abandona la suerte.
Tienes que aparentar
cuando te abandona la suerte.
No puedes tomarlo con tranquilidad, no es suficiente
cuando te abandona la suerte.
Todo el mundo está ocupado
cuando te abandona la suerte.
Nadie te da nada hermoso
cuando te abandona la suerte."

Canción "Hollywood (Down on your luck)" - PHIL LYNOTT, el polémico álbum "RENEGADE" de 1981.

Él sitúa la canción en Hollywood, cuando a un actor o actriz le abandona la suerte, pero debemos tener en cuenta que cuando Phil dice "He" o "Him", realmente está diciendo "I", "Me", YO. Todas sus letras son la autobiografía de alguien que siempre se sintió perdedor sin serlo. Hoy no estoy de humor, realmente estoy muy mal, creo que se nota...

Os dejo con un trocito de "No One Told Him", del mismo álbum, y mañana intentaré seguir, que hoy estoy poniendo a la vez en público los sentimientos de Phil y los míos propios.

"No One Told Him", 5 años antes de morir:

"Se está volviendo loco,
es imprudente,
sin tí, su chica,
no tiene ayuda.
Es mortal, como le rompiste.
Es un loco sin tí, su chica.
No estoy bromeando.
¿Cómo puede olvidar?
No tiene ningún amigo, por eso nadie le dijo
que tú no le querías volver a ver jamás"

Hasta mañana, si saco fuerzas.

domingo, 17 de octubre de 2010

"Le recuerdo ganando, espero que lo vuelva a hacer"

"I remember him win, I hope he will" (It's getting dangerous - Esto se está poniendo peligroso). Nacido huérfano sin serlo, mestizo en un país de blancos, pudiendo ser el Rey del Universo pero lastrado por un alma de perdedor, muerto solo sin estarlo...El único músico que tiene una estatua en Dublín...

Lo tenía todo. Un carisma casi religioso, una sexualidad que hacía a las mujeres formar cola ante su camerino, y, sobre todo, un compositor de canciones (letra y música) como no ha producido otro el Hard-Rock (si es que se les podía considerar así). Hablamos de Phillip Parris Lynott, conocido por el resto de la eternidad como PHIL LYNOTT, cuyo sinónimo es THIN LIZZY.

Os tenía prometida una columnilla sobre THIN LIZZY y los verdaderos Whitesnake, pero es tal el cariño, la idolatría que siento por Phil, y además circunstancias personales me lo están recordando constantemente en los últimos tiempos (por suerte no su politoxicomanía) que para mí sólo tenía sentido hablar de él, nadie llega ni a descalzarle.

No pretendo escribir una biografía, ni mucho menos una hagiografía, sino verter en este blog mis sentimientos, que serán pobremente expresados porque ya estoy casi llorando. Pero hay que seguir.

Aún recuerdo el día de su muerte; bueno, el día que me entere (5 de Enero de 1986, maléfico regalo de Reyes). Me llama un amigo que estaba totalmente metido en el rock progresivo y rechazaba todo lo que oliera a Hard, y me dice: "oye, tío, ha muerto el cantante de ese grupo que tanto te gusta, los UFO" (también llamado Phil). Voy a "El Diario Vasco" y en la última página veo una pequeña foto de Phil Lynott con su sombrero. El shock aún lo siento, 24 años después, porque yo, a mis 19 años, no sabía hasta que punto de degradación inhumana había llegado Phil con su adicción a la heroína, el alcohol, y todas las drogas imaginables. No sé si lloré por fuera o por dentro, porque sí, en aquel momento UFO era mi banda favorita pero yo AMABA a Mr. Lynott.

Demasiado sensible para un mundo tan duro como éste, lo cual nos dejó sin él pero con el legado de sus espléndidas letras; demasiado bonachón para dirigir con mano dura a una banda, una pandilla, de tipejos descerebrados; demasiado auto-destructivo para el Rock'n'Roll.

Tuvieron un exito nada despreciable con "The Boys are Back in Town", que aún hoy en día sigue sonando en las FM norteamericanas. Ese single les abrió las puertas de medio mundo, pero no supo aprovecharlo. Con un guitarrista absolutamente incontrolable (Brian Robertson) no había forma de terminar por abrir la puerta. Brian aparecía y desaparecía, entraba y salía de clínicas de desintoxicación...Un hombre duro le hubiera plantado fuego a la primera, pero por desgracia Lynott no era ese tipo de persona.

Y ya va siendo hora de hablar de SU GRAN AMIGO, el hombre que siempre estaba allí cuando se le necesitaba, el guitarrista que no fallaba nunca cuando hacía falta un sustituto para Robertson: por favor, una reverencia para GARY MOORE!! En mis sueños existe un lugar para una banda llamada Thin Lizzy, pero con Gary como guitarrista oficial y Robertson en el infierno al que le apeteciera llegar. Pero Moore tenía su carrera en Colosseum II, probablemente era consciente de la peligrosidad de juntarse a una banda de, casi "de facto" junkies...O tendría sus razones personales que a nadie importan. Sólo apareció como miembro de pleno derecho en un álbum, el fantástico "Black Rose: A Rock Legend". Pero podeis verle, si en youtube tecleáis simplemente "Thin Lizzy Sidney" en un multitudinario concierto que dieron en las explanadas exteriores del "Sidney Opera House", y del que creo que todas las canciones están colgadas en el tubo.
En el extremo izquierdo, a la diestra de Phil, un Gary Moore enfervorecido, enloquecido, plenamente feliz de tocar CON SU AMIGO. Corría el año 1978 y Brian Robertson había dado su espantada final, y esa fue la entrada, aunque fuera por poco tiempo, de Gary como miembro de pleno derecho de los Lizzy.

A quien esto no le parezca digno de un Blog de Blues, le recomiendo que escuche la discografía de Thin Lizzy del '74 al '79. Ahora mismo no puedo seguir, he vertido demasiadas emociones en esta columna. Mañana encontrareis la segunda parte, el declive final, y una dosis de odio por John Sykes que en este instante no puede brotar porque mi corazón está lleno de amor por Phil. Alguna segunda parte ha sido mejor que la primera, como en "El Padrino" o "El Imperio Contraataca"; esperemos que las musas me sonrían mañana, hoy ya he entregado todo de mí. Hasta mañana. Cuídense.

lunes, 11 de octubre de 2010

Especialmente dedicado a los fanáticos del JAZZ EN VINILO:

Os puedo recomendar ENCARECIDAMENTE Y CON TOTAL SEGURIDAD, porque anteayer mismo me llegó un pedido (me pillaron en casa por 3 minutos, y además reparto en sábado...el caso es que estoy disfrutando como loco!!) una pequeña tienda de internet pero con un catálogo de miles y miles de discos, que SÓLO vende VINILO DE JAZZ (para mí ha sido como encontrar EL DORADO). No sé cuantas horas pase ante el navegador ni el ciento de palabras clave que probé, hasta que apareció. ES ESTA:

http://www.gjazz.com/

Es absolutamente artesanal y unipersonal, la lleva un tipo que se llama Gary Alderman, con el que ya me he cruzado varios mails. Lleva 37(!) años en el negocio, imagino que antes de existir internet sería por catálogos por correo. O sea que al menos debe ser ya un sesentón, y le deseo 40 años más de vida en sus plenas facultades mentales!!!

El pago es por paypal (asociada la cuenta a una tarjeta de crédito, claro), y si no teneis cuenta en paypal, yo la abrí para esto, y es más fácil y rápido que cortarse las uñas.

El catálogo es enorme, y para un clasicorro como yo, una delicia. Pero no os penséis que todo es Dixie o cosas así : hasta los '60 - '70 está muy bien cubierto. Luego apareció el CD y nos ciscó el negocio...menos mal que el vinilo está volviendo imparable.

Como orientación del estado del disco, el tipo tiene una "Grading Key" que es esta:

http://www.gjazz.com/grading.htm

El pedido que me llegó el sábado constaba sólo de 6 LP's, pero los escogí de diferentes grados de la escala, como primera toma de contacto, a ver si me podía fiar... Los pedí de "FS" a "E", y yo creo que el tipo incluso subestima el estado de los discos, porque los 6 no presentan ni la más mínima marca, y el sonido no tiene ningún tipo de ruidos molestos. Vamos, que los 6 discos están perfectos (eso sí, yo no pienso bajar de "E-" en ningún pedido)

El embalaje es curioso. Ni plastico de burbujas ni nada. Una caja de verdadero cartón piedra en la que encajan MILIMETRICAMENTE los 6 vinilos, juntitos y apretaos. Con semejante envoltorio, las posibilidades de dañarse o torcerse son nulas!!! A mí me costó casi 10 minutos el desembalaje, jaja.

Los precios por supuesto son inmensamente variables, pero a juzgar por mi pedido, incluyendo embalaje, envío, "handling" y toda la pesca, sale exactamente de media a 15 euros el LP, lo cual no me parece nada caro.

Para que veáis que no se trata de antiguallas irrelevantes, los discos son estos:

- The George Adams-Don Pullen Quartet (ampliado a quinteto con John Scofield) : "Live In Montmartre"

- Oscar Peterson : "The Trio Live from Chicago"

- Kenny Barron & Ted Dunbar : "In Tamdem"

- The Jimmy Owen-Kenny Barron Quintet : "You had better Listen"

- Cannonball Adderley & His Orchestra : "African Waltz"

- Oscar Peterson (Vol. IV) : "Travelin' On" (Exclusively for my friends)

BUENA MIERDA, NO???

Glosar a estas alturas las infinítas virtudes sónicas del vinilo sobre el CD me parece innecesario, y si toda una Norah Jones (p.ej, que tambien los Black Keys lo han hecho, y muchos más) ha editado su último –decepcionante a ls primera escucha, fantástico tras varias- disco en formato CD y LP, yo imagino que dentro de 10 años o por ahí en todas las casas volverá a haber un giradiscos.

En mi última mudanza me deshice de todos mis vinilos (300 ó 400) salvo los de Jazz, en la única tienda de esta ciudad que sigue comprando y vendiendo LPs a precios razonables. Y os juro que –de esto hace 3 años y medio- docenas de días he soñado con aquella colección. Con sinceridad, el 70% era Heavy ochentero que ni para las hogueras de San Juan, pero había un 30% de Deep Purple, Led Zeppelin, Allman Brothers Band, Doors, Who…que debería haber conservado. A lo hecho pecho, que carajo. Ya sabéis lo que es una mudanza (yo he hecho 6), y tiempo para pensar no tienes mucho, y luego vienen los arrepentimientos, pero…

Ahora voy poco a poco rehaciendo una colección que ya va por unos 60 o así, y lo disfruto mucho más que la anterior, porque valoro más desde la mística de la carpeta a la calidez inigualable del sonido. Y es que cuando pierdes algo y lo re-encuentras, lo valoras más…

FELIZ PUENTE A LOS QUE LO TENGAIS!!!!!

PD: si le haceis un pedido a Gary, decidle que declare un valor de menos de 20 dolares y que en la caja ponga bien claro REGALO, es la forma de esquivar a la aduana.

martes, 5 de octubre de 2010

El BLUES y el HARD-BOP

(Sólo para aquellos blueseros quizas no iniciados en el Jazz)

Que el Blues y el Jazz son por lo menos primos hermanos y se han influido de forma contiuada, es algo que simplemente ES, y ya está. Pero quizá nunca se ha evidenciado tanto la influencia del Blues sobre su primo como en los años '50 y '60, la era dorada del Hard-Bop, que acabó de hecho convirtiéndose en el "mainstream" del Jazz. El Hard-Bop es en parte una continuación y en parte una respuesta al reinado del Be-Bop. Los músicos Hard consideraban que con el Be-Bop se había perdido en demasía la Raiz Blues del Jazz (y el gospel también, hay cada instrumental gospel de aquella época a-co-jo-nan-te), y significó a la vez un avance hacia un nuevo terreno y un retorno a las raíces más primitivas.

Los temas de Hard-Bop suelen ser sencillos en su concepción: exposición del tema, sucesivos solos, quizás unos intercambios de cuatros, vuelta al tema, y final. La mayoría de temas evidencian raices Blues, y una buena montonera de ellos son puros 12 compases. O sea que creo que a cualquier bluesero de pro le puede gustar mucho este género si no lo conoce, por eso lo incluyo aquí. Y la clave está en los sucesivos solos, generalmente de saxo tenor, trompeta y piano (El HB por excelencia está formado por quintetos de saxo tenor, trompeta, piano, contrabajo y batería; aunque puede haber una no desdeñable proporción de formaciones que van desde el trío al sexteto o más). Esos solos a los que hacía referencia, yo es que no sé qué les echaban en la bebida a aquella generación, pero hay docenas y docenas de improvisadores fastuosos. Si sumamos esa +ó- evidente raiz bluesera, con los increíbles solos, pues tenemos una gozada absoluta y muy enganchosa.

No tengo la más mínima intención de convertir esto en la guía telefónica, pero un breve listado de artistas con los que iniciarse el neófito, lo considero necesario. De entrada, un buen bocado de todo lo que grabaron los sellos Blue Note y Prestige durante los '50 y '60 se adscribe absolutamente al estilo. Luego tenemos a los dos grandes "popes": Art Blakey y Horace Silver, fieles al HB toda su larga carrera, como uno de mis ídolos absolutos al Tenor: Hank Mobley.
O también podemos empezar por los 4 míticos álbumes del Quinteto de Miles Davis (Cookin', Relaxin', Workin' y Steamin'), grabados en 2 únicas sesiones para finiquitar su contrato con Prestige. Le acompañaban, casi ná, John Coltrane, Red Garland, Paul Chambers y Philly Joe Jones. Es una de las piedras filosofales del Jazz, y me parece que los acaban de re-editar a precios tirados. Mucha base Blues encontraréis en ellos, y es un Jazz muy asequible para quien sea ajeno - o casi- al estilo.

Pues bien, ésta no era una de las columnillas prometidas ayer, pero se me ha ocurrido ecuchando un directo de Horace Silver y hasta el cyber me he bajado disfrutando al fin de la lluvia!!! Aún sigo sin "bicho" en casa, pero yo creo que para el Jueves lo tengo.

Felices noches o despertares!!!

lunes, 4 de octubre de 2010

Sobre Ethernet y otros asuntos informáticos, el Jazz, el Blues, las olas de calor, el deseado otoño...

Bueno, supongo que tras 2 meses de cuarentena del blog ya no me quedará ningún lector ni de coña, pero intentaré anunciarme en los sitios oportunos a ver si recupero algún fan, jajaja.

En fín, mucha trastada informática entre medias: el curso de programación de 6 horas diarias (durísimo) durante el cual no quería ni compartir habitación con mi PC. La resaca del curso, que no fue pequeña, yo creo que estuve en una especie de UCI en mi propia casa durante una semana o diez días, jeje. Y luego se ha escarallado la tarjeta ethernet y algo más, de una forma extraña: puedo acceder a los P2P sin problema, como bajar música del e-mule o el messenger, pero no puedo entrar a ninguna página, ni siquiera a mi blog. Casi seguro que este Jueves me lo entregan en condiciones, y ya podré escribiros en el blog con asiduidad, que ahora mismo estoy en un cyber y estos locales sufren de una absoluta incompatibilidad conmigo.

Ya veis que esto ha estado parado Agosto y Septiembre, con sus causas bien claras, como unas olas de calor que yo no recuerdo jamás en los 20 años que llevo ya viviendo al Sur de Galicia (perdón, según el Sr. Aznar eso del cambio climático son cosas de ecologistas trasnochados. No importa el acuerdo casi total de la comunidad científica -salvo los típicos paniaguados. No importan las evidencias que percibimos en nuestros propios climas o contemplamos en las noticias. No importa que James Lovelock, probablemente el ecólogo independiente más importante e influyente del Siglo XX y parte del XXI, dijera que ya hemos alcanzado "el punto sin retorno". Y por supuesto es una imbecilidad que un miserable doctorzuelo en Biologia como el que os escribe también lo tenga claro. Igual cuando se inunde Manhattan empiezan a hacernos caso...) A lo que iba, que durante esas continuas oleadas térmicas era imposible hasta pensar, y ya veis que me dió por cosas con mucho "groove", como el Hip-Hop o el Reggae (o igual simplemente necesitaba alejarme un poquito del Blues una temporada, como suele hacer el Sr. Tom Waits, que de vez en cuando pasa un par de meses sin escuchar nada de música, para "limpiar" su creatividad). También le he estado dando bastante al Jazz contemporáneo, que tenía mis gustos muy anticuados.

Ahora por fín ha entrado el otoño, mi estación favorita (odiada por la mayoría, soy un rarete romántico) y se puede vivir a temperaturas humanamente soportables, que con treinta y bastantes grados hasta mi perra sólo podía tumbarse en el lugar más fresco de la casa (los baldosines de la cocina) y jadear sin moverse!!

Y el Blues también ha vuelto a entrar en mi cotidianeidad: enamoradísimo ando -a todos los niveles, hasta la tengo de fondo de escritorio!- de SHEMEKIA COPELAND, repasando una y otra vez su todavía corta discografía. Y gracias ella, metiendo cada vez más Blues en mi vida, desde John Mayall a Chris Duarte.

O sea, que si venzo mi desastrismo (que no pereza, me encanta escribir en el blog, pero se me va la olla y pasan los días...), espero publicar al menos 3 ó 4 columnillas semanales, y a ver si voy recuperando adeptos ;-))

Os tengo prometidas ya tantas cosas que hasta vergüenza me da recordarlas, pero voy a hacer una lista a ver si el amor propio vence al despiste. Ahí vamos:

- Los discos de Ella Fitzgerald con Joe Pass

- Poco a poco ir destripando la fascinante discografía de Lucky Peterson

- Homejear a bandas de +ó- Hard-Rock con mucho Blues en sus venas, como ZZTOP, Cream en directo, Thin Lizzy, o los verdaderos Whitesnake.

- Babear con esa maravilla que no es Blues ortodoxo pero tiene más "feeling" bluesero que docenas de discos del género juntos: El "All or Nothing at all" de Lady Day

- Reivindicar discos menospreciados como el "I wanna get funky" o "Funky London" de ALBERT KING, o esa obra de MUDDY WATERS que será polémica hasta el fin de los días. Sí, "Electric mud".

- Contaros mis sueños húmedos con SHEMEKIA COPELAND.

- Glosar el probablemente disco más Blues de toda la carrera de Dinah Washington: "Mellow Mama"

- Un toque de SOUL, que lo que está haciendo SHARON JONES y sus Dap-Kings es de órdago.

- Contribuir a que sea aún un poquito más considerado como el Rey del Blues Instrumental Mr. ALBERT COLLINS

Al final haré como KANE con su declaración de principios, jaja, y esto seguirá siendo un caos, pero voy a poner esfuerzo en centrarme, prometido!!!