lunes, 6 de febrero de 2012

ROBERT JOHNSON : Al revés de lo que me gusta hacer a mí, olvidemos al músico y centrémonos en el MITO: PWB XXV)



Alguien debería escribir un libro sobre los misterios y las intrigas de la gente que ha seguido la pista de Mr. Johnson. Ted Gioia, en su libro sobre Blues, cuenta varias suculentas anecdotas :

En el año 2006 un coleccionista puso a la venta una guitarra Gibson L1 que se parece a la que está tocando Johnson en su famosa fotografía, y quien sabe, quizá sea la misma. Su precio : nada menos que 6 millones de dolares.
Al año siguiente, la fotografía de un hombre que se parecía a Mr. Johnson, encontrada en un mercadillo, aparecía en eBay. Al igual que antes...¿quien sabe? Quizás sea de verdad una foto del mítico Bluesman. ¿Su precio de salida? Un piquito de 795 mil dolares.
Anécdotas como estas se podrían citar muchas y muy jugosas, y es que la obsesión por coleccionar reliquias de la "Santa Cruz" casi tiene parangón en esta "Johnsonfilia".

Ya sabeis que considero que hay al menos una docenita o más de nombes superiores a Robert, pero obviarlo en un Blog de Blues es como olvidar a Mata-Hari en una historia del espionaje.



Robert Lockwood Jr., muerto unas semanas antes de que la foto viera la luz en e-bay, se consideraba a sí mismo hijastro de Robert, por lo mucho que aprendió y compartió con él, siendo apenas veinteañero cuando Johnson murió. Y no daba abasto para desmitificar leyendas, especialmente la de todos aquellos bluesmen que decían haber tocado con Robert "A Robert le gustaba estar solo, no quería a nadie cerca, no le gustaba sentarse enfrente de otro guitarrista y dejar que viera lo que estaba haciendo"

Los historiadores y musicólogos, en los últimos años, según cuentan fuentes anglosajonas, afortunadamente parece que han aprendido a acercarse a las cada vez más lejanas referencias sobre Johnson con escepticismo y rigor. Pero han sido demasiados años de mitificación como para ahora bajar a Robert del altar y hacerle caminar entre los mortales. Desconozco si en los últimos años se ha publicado alguna biografía rigurosa y desmitificadora de Robert Johnson en castellano, pero si algún lector conoce una, le agradecería que dejara un comentario. Igual así venzo mi ligera manía hacia él, provocada, como dije antes, por la docena larga de músicos que yo considero deberían ocupar ese lugar mítico antes que él.



Nada más por hoy, el próximo artículo probablemente sea sobre mis escuchas de la caja de GEORGE MITCHELL, aunque estoy llegando a la conclusión de que toda ella es fenomenal, o sea que algo falla en mi criterio...o no...

TENGAN SUEÑOS FELICES!!!

2 comentarios:

  1. Estoy muy de acuerdo contigo, lo de RJ fue en gran parte saber beber y absorber ideas, estrofas y riffs de otros músicos, de Leroy Carr por ejemplo y de otros, no pocos precisamente. Pero cualquiera que haya oido un poco de Blues sabe esas cosas. Está sobredimensionado sin lugar a dudas y gran culpa la tienen gente como nuestro querido Peter Green o E. Clapton que llevan 40 años tocando sus temas sin reconocer eso que deciamos arriba. El caso de RJ es equiparable al de Led Zeppelin, sólo que éstos tuvieron que reconocerlo, a la fuerza y en los juzgados, pero lo reconocieron y todos lo saben ya.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, lo de Zepp me ha hecho recordar una de las cosas más divertidas que he leído en mi vida. Era en amazon, yo estaba consultando las opiniones de los oyentes de un disco de un músico del delta, no recuerdo quien. Y de repente me encuentro un tío que le da sólo una estrella y dice (puedes parpadear al final) "este tipo lo único que ha hecho es robar riffs de viejos dicos de Led Zeppelin, y tocarlos con guitarra acústica". Mira, a mí se me saltaban las lágrimas, pero estaba tan noqueado que me paralicé, y ni revolcarme por el suelo pude, que era lo preceptivo. Tiene que haber gente para todo... pero para esto también?

    ResponderEliminar