jueves, 7 de noviembre de 2013

Tostados : 50

Tengo un disco duro externo de 250 Gigas en el que exclusivamente hay Blues. O sea que lo que me queda por tostar es una enormidad. Hay varias cosas a las que me he prohibido acercar : Amazon, el alcohol, las tiendas de discos, y las librerías. Para algo están las bibliotecas. Y de música bajada ando bien servido, ni siquiera creo que pueda escucharla toda en los 63 años que me quedan de vida (sí, pienso vivir hasta los 110).

Pues eso, que el otro día me compré una torrecita de 50 CDs vírgenes por 14 eurillos, y ya la he quemado toda. Paso de consideraciones éticas, si me hago con los 3 discos que grabó Mississipi John Hurt tras su redescubrimiento -por unos centimillos- no voy a andar haciendo el jilipollas comprando. Ya he sido demasiado consumista de música en aquellos dorados años -económicamente hablando- de principios de milenio, y en algunas rachas de euforía posteriores.

Pues nada, que me voy a pinchar a Son House hasta la hora de dormir. ¡¡ Sean felices !!

miércoles, 6 de noviembre de 2013

PUES DE VUELTA ESTAMOS...

Me ha vuelto a picar el Bitxo del BLUES

Cuando empecé mi aventura bloguera, allá por Abril del 2010, estaba en una fase exclusivamente Blues, y lo más que me alejaba era la Allman Brothers Band (pan con pan...). Asi que creé mi primer blog : éste

La etapa Blues duró cerca de dos años, dos años en los que disfruté como un niño levantándome con Rory Gallagher o Eric Sardinas, y acostándome con Charles Brown o Li'l Son Jackson . Hacia mediados del 2012,  mis intereses musicales variaron, y dejé de escribir en el Blog.

Pero ahora he vuelto al seno materno, a mi verdadera esencia musical.

Recuerdo con cariño aquellos años; en que, pese a las recaídas de mi enfermedad, fui bastante feliz. Fueron tiempos de repasar mi discoteca, comprar más, y sobre todo bajar y tostar como un poseso. Debo de tener unos 350 CDs de Blues tostados. Cuando se lo comente a un coleguilla punky su respuesta fue "Ah...¿Pero hay tantos?". No es criticable, tan solo demuestra la inmensa marginalidad de este genero, del cual el común de los mortales sólo conoce a BB. King.

Sin embargo, sobre una estructura tan sencilla, la variedad es infinita. Escuchar al legendario Charley Patton y luego al joven Kenny Wayne Shepherd te hace creer en la existencia de universos paralelos.

Soy incapaz de explicar lo que significa el Blues para mí, simplemente es mi columna vertebral.



Bienvenidos si aún queda alquien por ahí.